jueves, 29 de agosto de 2019

HIPOCONDRIASIS EN LA TERCERA EDAD


Las personas de la tercera edad no son más hipocondriacas que el resto de la población, sin embargo, a edades avanzadas la preocupación por padecer alguna enfermedad se hace más patente, y puede aparecer un cuadro clínico de hipocondriasis.





Entre los problemas que inciden en la aparición de la hipocondriasis en nuestros mayores está:

- Preocupación por la salud: las personas mayores están más preocupadas por su salud. Lógicamente padecen más "achaques" y es más frecuente visitar al médico, pero en ocasiones, incluso el contacto con otras personas de su edad con las que comentan diferentes enfermedades y padecimientos, les hacen más susceptibles a considerar la posibilidad de tener alguna enfermedad

- La pérdida de personas de su edad: en la tercera edad es frecuente que la persona vaya sufriendo la pérdida de personas de su misma edad (parientes, familiares, amigos, conocidos). Esto les da una dimensión diferente de cara a la enfermedad: se ven en peligro ellos mismos, son perfectamente conscientes de su vulnerabilidad

- Estado de ánimo deprimido: algunas personas mayores se sienten tristes y solas, lo que les hace concentrarse en sus propios problemas y tener una conducta de hipervigilancia hacia los síntomas físicos. Por otra parte, la falta de refuerzos positivos o actividades de ocio, hace que pasen más tiempo preocupados por sus dolencias

- Pensamiento más rígido: las personas mayores muchas veces presentan un pensamiento rígido e inflexible, y les cuesta mucho cambiar de opinión. Por otra parte suelen ser obsesivos con algunos pensamientos, por lo que si se sienten preocupados por la posibilidad de tener alguna dolencia, se mostrarán obsesionados con la posibilidad de una enfermedad, siendo complicado hacerles cambiar de idea.

La aparición de un cuadro hipocondriaco en personas mayores puede producir un descenso en su calidad de vida mucho más patente que en cualquier otro segmento de edad, por lo que es necesario trabajar aspectos psicológicos y conductuales (reduciendo las conductas de enfermedad), para proporcionarles formas de vivir esta etapa de la vida disfrutando de todo lo vivido y conseguido (terapia de la reminiscencia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario